Flores de calabacín rebozadas

 

WP_20140821_006

Buenas noches, siempre me han encantado las flores pero nunca las había cocinado.

Esta receta la he hecho gracias a uno de mis alumnos, Santiago, que me trajo el otro día flores de calabacín y me ha enseñado a distinguir cuáles son las flores que se pueden cocinar (las que tienen un solo pistilo y tallo fino). Esta sencilla receta se la dedico a él 😀 que me ha dado la idea de las flores rebozadas, eso sí, yo las he adaptado para que sean veganas (muchas gracias!!!)

Ingredientes:

  • 6 flores de calabacín
  • harina para rebozar sin huevo
  • agua
  • ajo
  • perejil
  • sal
  • aceite de girasol

Elaboración:

Se abren las flores por la mitad, con cuidado de no romperlas. Se enjuagan y se secan en papel absorbente. Se echa sal al gusto.

A parte en un plato, echar unas 4 cucharadas soperas de harina para rebozar sin huevo (seguir las instrucciones del envase a la hora de agregar el agua, para que quede como una tempura, algo liquida la masa). A mi me gusta echarle ajitos y perejil picados y una pizca de sal. Remover todo hasta que quede la consistencia deseada.

En una sartén, colocamos aceite de girasol abundante para freír. Pasamos las flores por la masa y las echamos en el aceite bien caliente, para que queden crujientes. Freímos por ambos lados (que estén doraditas) y escurrimos en papel absorbente para que no queden con exceso de aceite.

Servir, en mi caso lo he hecho acompañadas de una ensalada de tomate, cebolla y pepino de mi huerto. Pero se puede acompañar de una veganesa por ejemplo.

Están deliciosas!!! Siento que no me haya salido mejor la foto, pero merece la pena probarlas!

 

Esta entrada fue publicada en Aperitivos, ensaladas y guarniciones, Recetas de amigos, Recetas dedicadas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario